La cápsula del tiempo de Cervantes

Hace dos meses, durante las obras del aparcamiento subterráneo del vecino Congreso, una excavadora removió la tierra del jardín que rodea la efigie del escritor y topó con un bloque de piedra. Examinado por los arqueólogos, se llegó a la conclusión de que se trataba del pedestal original de la estatua, que cambió de ubicación durante alguna transformación urbanística ya olvidada.

Pero el hallazgo encerraba una gran sorpresa. En la mole se encontró una loseta rectangular con una argolla en el centro. Al levantar lo que a todas luces parecía una tapa se encontró una cajón de granito; dentro de éste apareció una arqueta de madera casi podrida, y en el interior de ésta, a su vez, se halló una caja de plomo, cerrada y sellada herméticamente.

Más info aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s